Viajar al pasado todavía es imposible, pero el disparo de una cámara fotográfica bien congela el tiempo, al menos en Tegucigalpa.

Por lo tanto, ajustemos esta máquina del tiempo para visitar la Tegucigalpa y Comayagüela del recuerdo.

Con motivo del Bicentenario de Independencia de Honduras, nuestro reportero gráfico Emilio Flores recorrió calles de la capital.

Como resultado, recrear en fotografías cómo lucen en la actualidad 17 puntos históricos.

Cabe destacar que el tiempo parece detenerse en algunos lugares, con pocos cambios notables más que pasar del blanco y negro al color.

En tanto, otros abrieron la puerta a la modernidad, borrando cualquier vestigio del pasado.

Pasamos de la Tegucigalpa casi rural de callejones angostos, los espacios abiertos y la vida lenta a la ciudad de calles, edificios ostentosos, automóviles y el frenesí.

Para visualizar el antes y después de cada zona, solo debes mover con el cursor o tu dedo la barra vertical que aparece en cada foto.

Fotos: Emilio Flores / Texto: Eduardo Domínguez